Día de La Rioja 2007
larioja.com
ENCUESTA

¿Te gusta el programa del Día La Rioja?
No


TVR


- El Día de La Rioja en TVR
Día de La Rioja
Decenas de banderas y pancartas con distintos lemas exigiendo autonomía y otras revindicaciones durante uno de los primeros días de La Rioja. / L.R.

La voz del pueblo

La etapa preautonómica destaca por el protagonismo de la sociedad civil integrada por colectivos y asociaciones

SERGIO ANDRÉS CABELLO (*)

Cuando se cumplen veinticinco años de la constitución de La Rioja como comunidad autónoma y de la promulgación del Estatuto de Autonomía se vuelve la vista atrás para conmemorar este acontecimiento, uno de los más relevantes en la historia de La Rioja. Pero gran parte del proceso que tuvo como consecuencia el paso de provincia a comunidad autónoma o ha quedado olvidado o se ha limitado a convertirse en objeto de estudio de historiadores, fundamentalmente. En una región en la que continuamente se oyen voces que cuestionan, minusvaloran o directamente niegan la identidad riojana debido a una serie de indicadores como el peso de los partidos regionalistas, la poca participación de los ciudadanos en los actos del Día de La Rioja, entre otros, es necesario recordar también cómo en los años de la Transición a la democracia se produjo un movimiento identitario riojano, determinante en el logro de la autonomía, un objetivo que no estaba ni mucho menos claro en otras esferas de la sociedad riojana. Y es que las dudas acerca de lo que es la identidad riojana parecen ser seculares, aunque posiblemente los ciudadanos tengan más clara su identidad como riojanos, pero esa es otra cuestión.

Volviendo a los años de demanda de la autonomía riojana tenemos que hacer una primera consideración: el proceso comenzó siendo una reivindicación de la identidad riojana.

Y es que en 1976 el mapa administrativo de España era todavía una gran incógnita, aunque las presiones de los nacionalistas vascos y catalanes para recuperar las instituciones obtenidas en la II República no dejaban lugar a dudas de que habría que dotar a estas regiones de algún tipo de autogobierno. Este proceso se extendió al resto del país y de tres o cuatro autonomías se pasó a diecisiete y dos ciudades autónomas.

La campaña de ‘Nueva Rioja’
¿Qué ocurría en la entonces provincia de Logroño en 1976? Los riojanos, que nunca habían dejado de denominarse así pese a que en 1833 el territorio adquirió el nombre de la capital, vieron como el diario Nueva Rioja comenzaba con varias campañas acerca de la situación de la región, presentada como muy negativa debido al abandono de los centros de poder en beneficio de otras regiones, como tantos otras provincias del interior de España, y en verano de 1976 publicaba una encuesta a decenas de personalidades de la región en las que se abogaba por el cambio de nombre, es decir, Rioja por Logroño, defendiendo la mayoría de los encuestados una identidad propia y singular de La Rioja con respecto a las regiones vecinas. Esta encuesta provocó un debate en los medios de comunicación en el que se incidía en el discurso victimista y de agravio comparativo, en la reivindicación de la identidad riojana y en la cuestión de Cameros.

En este contexto, y cuando comenzaba a definirse el mapa autonómico, los partidos mayoritarios asistían al debate aunque para La Rioja había otros planes: integración en la futura Castilla y León o en una hipotética, e improbable, Región Norte con País Vasco y Navarra.

Ante estas posibilidades se produjo una reacción desde diversos sectores que mostraban una gran preocupación acerca del futuro de La Rioja incorporada a otra entidad regional, lo que podría dar lugar a nuevas discriminaciones por parte de otro poder central. Así, en 1976 nació Amigos de La Rioja, grupo heterogéneo cuyo objetivo fundamental era la defensa de la idiosincrasia riojana a través de movilizaciones, conferencias, artículos de prensa, etc., y que se ha mantenido hasta nuestros días.

A finales de ese mismo año surge el Colectivo Riojano, cuyo núcleo central lo van a formar estudiantes riojanos en Madrid, principalmente. Este grupo defendía una Rioja autónoma desde el principio de su constitución y su papel fue clave en acontecimientos como el primer Día de La Rioja el 8 de octubre de 1978 y la creación de la bandera, siendo también un actor principal en la toma de conciencia acerca de la situación de La Rioja y en las movilizaciones que se llevaron a cabo.

Tampoco debemos olvidar el papel protagonista que jugó la prensa regional, especialmente el diario Nueva Rioja, actual Diario LA RIOJA, comprometiéndose con la cuestión de la identidad riojana y de la autonomía como muestra la profusión de editoriales y artículos que se sucedieron de 1977 a 1979.

Las dudas y los titubeos iniciales
Mientras que los partidos políticos minoritarios se adscribían a la demanda de la autonomía, los dos mayoritarios, UCD y PSOE, junto a AP, se encontraban a la expectativa.

Junto a las presiones de las centrales nacionales, que veían como la cuestión de la descentralización se complicaba al ampliarse a todo el país, se dudaba de que La Rioja, por sus dimensiones y habitantes, pudiera soportar el coste de conseguir el autogobierno. Incluso, desde diferentes voces de estos partidos políticos se cuestionaba la identidad riojana y se afirmaba que no existía suficiente conciencia regional en la sociedad. La tibieza de los partidos políticos con representación en las Cortes acerca de la cuestión levantó numerosas críticas tanto desde los grupos sociales como desde los medios de comunicación.

Así llegamos al año clave del proceso autonómico riojano: 1978. Cuando otras regiones habían accedido al régimen de preautonomía, desde La Rioja la Asamblea de Parlamentarios riojanos decidió solicitarla y redactó un texto que fue presentado al Ministro de las Regiones, Manuel Clavero, que lo rechazó. Los apoyos que habían logrado los parlamentarios por parte de medios de comunicación y de algunos sectores de los grupos sociales que reivindicaban la identidad riojana, como por ejemplo Amigos de La Rioja, se dinamitaron y las críticas hacia los partidos mayoritarios se incrementaron por no haber defendido con mayor fuerza el texto preautonómico.

La recogida de firmas de la Coordinadora
Como consecuencia de este hecho surgió la Coordinadora proautonomía de La Rioja para coordinar la campaña de recogida de firmas para demandar la autonomía y presentarlas al Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez.

Tras dos meses de campaña se alcanzó la cifra de 35.000 firmas. 1978 también fue testigo de la aparición de la bandera riojana, que se popularizó definitivamente en el verano de ese año, mientras que la canción La Rioja existe de Carmen, Jesús e Iñaki se convertía en uno de los símbolos de la reivindicación.

La fiesta de Nájera
Se llegó de esta forma al 8 de octubre de 1978, primer Día de La Rioja en Nájera, que contó con la presencia de 15.000 personas. En medio de una jornada festiva hubo tiempo para la polémica cuando los parlamentarios riojanos, que recibían de manos de la Coordinadora las firmas de la campaña, se retiraron del acto tras ser abucheados por el público tras la lectura del manifiesto del Día de La Rioja en el que se criticaba a los partidos mayoritarios. Finalmente, las firmas fueron recogidas varios días después tras disculparse los miembros de la Coordinadora.

Tras aprobarse la Constitución el 6 de diciembre de 1978 el acceso a la autonomía para La Rioja se clarificó y en octubre de 1979 el Ayuntamiento de Logroño comenzó el proceso de petición de autonomía, siendo apoyado por 171 de los 174 municipios de la región y por la Diputación Provincial de Logroño.
Una vez conseguido el objetivo la movilización social cayó y el primer plano fue ocupado por los partidos políticos.

Veinticinco años después, con una Rioja consolidada como comunidad autónoma, el patrimonio de la consecución de la autonomía se ha extendido a toda la sociedad, pero en aquellos años hizo falta la movilización de determinados actores individuales y colectivos, desde los grupos sociales a los medios de comunicación, para que la concienciación y la implicación de los riojanos con su identidad se hiciera explícita.


(* Sociólogo. Autor de ‘La identidad riojana’, tesis doctoral a leer a finales de año. Investigador Agregado del Instituto de Estudios Riojanos)


Volver


ALFARO


NÁJERA