Día de La Rioja 2007
larioja.com
ENCUESTA

¿Te gusta el programa del Día La Rioja?
No


TVR


- El Día de La Rioja en TVR
Día de La Rioja
Primer Día de La Rioja, celebrado en Nájera el 8 de octubre de 1978, con pancartas reivindicativas en demanda de autonomía. / L.R.

Eran otros Días de La Rioja

Años antes de la existencia de la comunidad autónoma los ciudadanos celebraban ya con pasión y ánimo reivindicativo el Día de La Rioja, convertido ahora en puente festivo y jornada de discursos oficiales

LUIS SÁENZ GAMARRA/ Logroño

El 9 de junio de 1982 la Rioja se constituyó como comunidad autónoma, con su estatuto, su bandera, su gobierno, y su parlamento. Desde unos años antes el populacho festejaba ya el día de La Rioja, trasmutado hoy en puente festivo que avizora su próximo veraneo.
Pero antes de esta apatía de ahora hubo su reivindicación y su bulla-bulla. El 8 de octubre de 1978, 15.000 ciudadanos de la entonces provincia de Logroño se concentraron en Nájera para celebrar el primer Día de La Rioja. Su objetivo era reivindicar la autonomía para la región. Hubo sentimiento, hubo pasión.

El 7 de octubre de 1979 se celebra el segundo Día de La Rioja, en Haro, con el lema «Construyamos nuestra autonomía».

Hasta esa fecha hubo afirmación de la identidad riojana y sana reivindicación política, a partir de entonces, la apatía y el cataclismo ocupó los días de La Rioja celebrados el 12 de octubre de 1980 en Calahorra y el 5 de octubre en Logroño. Jesús Vicente Aguirre afirma que el día de La Rioja celebrado en Logroño en 1981 fue «el principio del fin».
Escaldadas las autoridades, los años 1982 y 1983 no convocan ni día ni noche de La Rioja. Fue José María de Miguel, primer presidente autonómico elegido en las urnas (1983 a 1987), quien revitalizó y oficializó el acto en la fecha del 9 de junio y en el lugar del claustro de Yuso, pero sin pancartas ni charangas ni patatas con chorizo, acto convencional con mucho discurso y tedio. Samuel Pérez afirmaba que el día está «vacío de contenido, sin elemento reivindicativo alguno ni de índole política, ni económica, ni cultural».

El 1 de julio de 1981 nuestro periódico, llamado por entonces Nueva Rioja, recupera su cabecera original y vuelve a llamarse simplemente La Rioja. Había sido adalid del autonomismo en letras de plomo, pero con el ‘offset’ moderó aquellos impulsos, lo mismo que habían hecho nuestros políticos con el pacto autonómico que UCD y PSOE firmaron el 31 de julio de 1981, y que abre definitivamente la puerta autonómica a las regiones uniprovinciales.


Volver


ALFARO


NÁJERA