Calahorra

Alojamientos Restaurantes Bodegas Cosas de mi pueblo Fotos

Datos
-Distancias: A Logroño 49 km. A Tudela 45 km.
-SituaciónPertenece a la comarca de Calahorra. El término municipal se ubica en la confluencia de los ríos Ebro y Cidacos, que forman una amplia llanura fluvial.
-Población: 21.354 habitantes.
-Superficie: 94,4 km cuadrados.
-Altitud: 358 m.
-Núcleos de población, barrios o aldeas: Murillo de Calahorra.
-Alrededores:
Parque del Cidacos. Humilladero, se levanta a la entrada de la ciudad en memoria de los peregrinos que utilizaban la antigua calzada romana desde el mediterráneo. Fuente de trece caños. Los Agudos. Pantano Estanca Perdiguero, construido en 1855, espacio para recreo. Sotos del Ebro.

  Fiestas
-3 de marzo, Santos Emeterio y Celedonio.
-Última semana de agosto, traslado de las reliquias de los santos.
-En Semana Santa destaca la gran procesión del Viernes Santo y el mercado romano del sábado y Domingo de Ramos.
  Economía
Es el gran centro socioeconómico de la Rioja Baja y el municipio más poblado de la comunidad después de Logroño. Durante este siglo ha visto aumentada su población, debido a su condición de ciudad y a su pujante actividad agrícola, industrial y comercial. La riqueza de la ciudad se basa sobre todo a su desarrollada agricultura e industria y al importante aumento del sector terciario. La agricultura se dedica mayormente al regadío, constituyéndose en sostén de la industria dedicada a las conservas. La base de esta agricultura de regadío es el cultivo de productos de huerta, protagonistas de la feria anual de hortalizas y de las jornadas gastronómicas de la verdura. En cuanto al sector secundario, abarca todo tipo de industrias, como las conserveras, madera, envases, calzado...etc. Por lo que se refiere al sector terciario, la ciudad abarca su influencia a lo pueblos vecinos y a varios municipios navarros, ofrecieno todo tipo de servicios, desde centros educativos y hospital, hasta todo tipo de establecimientos comerciales.
  Historia
La historia de Calahorra comienza hace más de dos mil años, ya que es una de las ciudades más antiguas de España. Las primeras menciones de Calagoricos aparecen en las monedas ibéricas, y después tras la dominación romana pasó a denominarse Calagurris, cuyo nombre significa ciudad situada en una elevación cercana al río. Se cree que los primeros pobladores de la ciudad fueron los vascones, aunque varios hallazgos arqueológicos demuestran que en la Edad de Piedra esta zona ya establa poblada. De la época griega, destaca un busto de Zeus encontrado recientemente. En la edad antigua fue sitiada por los cartagineses al mando de Aníbal. En plena romanización Calahorra fue la última ciudad española que se rindió a Roma. Ya conquistada, Julio César en agradecimiento por la fidelidad de sus habitantes al estallar la guerra civil entre él y Pompeyo, reedificó la ciudad, y Octavio Augusto, le concedió el título de municipio y el derecho de sus habitantes a ser ciudadanos romanos, a la vez que otorgó la condición de colonia romana y la facultad de acuñar moneda. Desde entonces, Calahorra fue una floreciente ciudad romana que albergaba foso, teatro, naumaquia, termas y baños. De este pasado milenario quedan restos como la Dama Calagurritana y un valioso ajuar de incineración, amén de decenas de piezas de cerámica. En esta época hubo también centros docentes donde despuntaron personajes que pasaron a la historia, como Marco Fabio Quintiliano, literato nacido en Calahorra en el año 42. La ciudad pasó a ser cristiana cuando los soldados romanos Emeterio y Celedonio, nacidos en Calahorra, fueron degollados junto al Cidacos, momento a partir del cual se convirtieron en mártires y patronos de la ciudad. Posterior y sucesivamente la ciudad fue tomada por visigodos y árabes. Después fue incorporada a Navarra en la Reconquista, luego castellana. Hasta 1833, fecha del Real Decreto que crea definitivamente la provincia de Logroño, Calahorra formó parte del territorio navarro, soriano y burgalés. En la actualidad es sede episcopal.
  Qué visitar
Multitud de monumentos históricos: Catedral del Salvador, edificio románico del siglo XII, reconstruido a finales del XV, al que se añadió la girola, la cabecera y la portada norte. En el siglo XVIII se reconstruyó la fachada. El edificio está construído en sillería y consta de tres naves de altura desigual, crucero, presbiterio y cabecera ochavada con girola, a la que se le abren capillas. El claustro es gótico plateresco, realizado por Martín de Olave. Del retablo del altar mayor destacan las urnas de los santos mártires. La catedral está llena de tesoros, de los que cabe destacar la capilla de San Pedro, con altar de alabastro plateresco, la capilla del Cristo de la Pelota, patrono de los pelotaris, con imagen gótica, la capilla de los Santos Mártires con retablo barroco, la pila bautismal, de estilo Reyes Católicos, la sillería del Coro de estilo renacentista, la esplendorosa sacristía, el cuadro de gran valor Santa Margarita de Alejandría, los retablos, el claustro, la torre... En la actualidad, hasta el 30 de octubre la catedral acoge la exposición Rioja, Tierra Abierta, muestra que pretende divulgar la historia, la cultura y el patrimonio de La Rioja. Iglesia de San Andrés, Edificio de mampostería de tres naves, crucero y triple cabecera rectangular, con portada a los pies y una gran arquivolta floral encuadrando el tímpano del Calvario. Su interior alberga el retablo rococó del altar mayor y una imagen romanista de la Virgen con el niño. Destaca la sillería del coro de estilo rococó y la Sala Capitular, que guarda valiosos lienzos. San Francisco, edificio del siglo XVII de única nave, crucero y cabecera rectangular. Iglesia de Santiago, Edificio barroco del siglo XVI, aunque la fachada de los pies y la torre son neoclásicas. Consta de tres naves con capillas laterales, crucero con capillas y cabecera rectangular. En el interior destaca el retablo con imaginería barroca y otro retablo con una imagen gótica de Cristo de tamaño natural. Destaca también el valioso cornucopia relicario rococó. Iglesia de Carmelitas Descalzas del Carmen, templo clasicista del siglo XVII, construido en mampostería y ladrillo, que consta de tres naves de desigual altura, crucero y cabecera rectangular. Fachada con hornacina de la Virgen y puertas talladas. El retablo del altar mayor es de estilo clasicista. Iglesia de Carmelitas Descalzas de San José, edificio de estilo clasicista del siglo XVI, construido en ladrillo y mampostería encadenada. En el interior se halla un retablo clasicista. Casa Santa de Calahorra, edificio de mampostería y ladrillo. Yacimientos arqueológicos con abundantes restos romanos, destaca el yacimiento La Clínica donde se aprecia la estructura de una vivienda romana del siglo I. Mirador de Bellavista, parques. Palacio episcopal, conjunto de construcciones de varias épocas desde el siglo XVI hasta el XVIII. En el interior se guardan numerosas joyas como orfebrerías, ropas, esculturas y pinturas. Plazas del Raso y de la Verdura. Museo Diocesano, en el claustro de la catedral. Museo Municipal, instalado en un edificio de principios de siglo, alberga una colección arqueológica permanente y exposiciones puntuales.