HISTORIA
DEL VINO


DEBATE: ¿FINURA
O POTENCIA?


LA CATA
EN IMÁGENES


ORIGEN Y
VARIEDAD


LEY DE
VITIVINICULTURA


EL MERCADO
EN EUROPA


EL CORCHO

COCINA DE RIOJA

LA AÑADA 2001

OPINIÓN: ORO NEGRO U ORO DE LOCOS

RECETAS DEL RIOJA

ENTREVISTAS





CRÉDITOS

 

Entre la variedad de elementos que intervienen en la elaboración del vino, el tapón de corcho guarda un lugar privilegiado. Sin embargo, su propia estructura alberga riesgos para la conservación

Un aliado que a veces traiciona
por Teri Sáenz

De las múltiples funciones que corresponden al tapón de corcho sobresalen las de enriquecer la crianza de los caldos y preservarlos de los perturbaciones externas durante su periplo desde el embotellado hasta la mesa. Sin embargo, la propia estructura del corcho incluye uno de los compuestos que con mayor contundencia pueden derrumbar la construcción de un vino de calidad. Se trata del TCA (tricloroanisole), un derivado del cloro responsable de ese olor mohoso o acartonado que se conoce popularmente como "olor a corcho".

El corcho es, en efecto, una de las causas más habituales de un defecto capaz de "matar" un buen caldo. Como ocurre en el resto de parámetros que comulgan para la consecución del vino, la calidad de este elemento revierte en la del vino que guarda. Expertos e investigadores coinciden en indicar que la compra de tapones baratos y a veces sospechosos alimenta el riesgo en este sentido.

Desde la Estación Enológica de Haro, Manuel Ruiz Hernández apunta la obsesión por el abaratamiento de costes en la viticultura como uno de los peligros más sombríos a este respecto. "Afortunadamente, esta tendencia está perdiendo fuerza en favor de una dinámica de calidad desarrollada sobre la base de una economía estable; en este contexto el tapón de corcho supone una garantía para el Rioja", afirma Ruiz Hernández.

Sigue--->


Un aliado que a veces traiciona

Del alcornoque a la botella

Lo que realmente pesa el corcho